7 Razones para recomendar el uso de patinetes eléctricos en 2020

Una vez más se ha puesto de manifiesto que los ciudadanos siempre vamos por delante de los poderes públicos. Cuando encontramos algo nuevo que puede ayudarnos a mejorar nuestra vida lo tomamos y lo integramos en nuestro día a día con total naturalidad. Esta rapidez y agilidad que demuestra el ciudadano, de a pie, contrasta, llamativamente, con la lentitud de nuestros gobernantes para legislar y por tanto "legalizar" el uso de determinados dispositivos o servicios que ya han sido ampliamente adoptados por la comunidad de usuarios y consumidores.

Los vehículos para movilidad unipersonal urbana como los Patinetes eléctricos han supuesto todo un descubrimiento para determinados sectores de la población, sobre todo, gente joven y urbanita. Sin embargo, desde hace algunos meses, venimos notando como se ha despertado, incluso alentado, una especie de rechazo hacia estos dispositivos, a causa de episodios que tienen su origen en un mal uso de los mismos.

La falta de una regulación correcta y, también, de un poquito de irresponsabilidad por parte de algunos usuarios han dado lugar a situaciones peligrosas que, en algunos casos, se han llegado a materializar en accidentes de gravedad, incluso con víctimas mortales.

Independientemente de que haya una regulación firme o no la haya, es importante que los propios ciudadanos tomemos conciencia de que no hablamos de juguetes sino de medios de transporte motorizados que pueden alcanzar velocidades importantes y que no han sido diseñados para compartir vías públicas destinadas a peatones.

Dicho lo anterior, no hay duda de que los Patinetes eléctricos, como vehículos para movilidad personal en las ciudades, se han convertido en un rebulsivo para muchas personas que no han dudado en sustituir el uso del coche familiar, mucho más contaminante y neto consumidor de energía, para desplazamientos cortos y unipersonales.

Tras el debate generado, y con la idea de ver el vaso medio lleno, detacamos las que para nosotros son, a día de hoy, las 7 razones más poderosas para recomendar el uso de Patinetes eléctricos omo vehículos urbanos sostenibles y convertir su adopción en una muy buena idea para el conjunto de la ciudadanía:

  • 1ª) Es un medio de transporte eficiente ya que contribuye a evitar el despilfarro energético que supone el uso de un automóvil para desplazar a una sola persona en distancias cortas.
  • 2ª) Contribuye activamente a la disminución de gases nocivos para la salud humana, con lo que concluimos que el Patinete eléctrico, en materia de movilidad urbana, es un instrumento, válido, al servicio de una sociedad más verde y sostenible.
  • 3ª) Alienta a las Administraciones locales en la necesidad de ampliar las vías de movilidad urbana, construyendo más carriles bici / patinete en las ciudades con mayores problemas ambientales y de salud derivados del tráfico rodado. Normalizando así el uso de estos dispositivos.
  • 4ª) Las grandes ciudades contienen en su extraradio, a otras ciudades y pueblos, en algunos casos con una población muy numerosa y urbanita y por tanto con problemas de movilidad y ambientales muy acusados. Los vehículos móviles unipersonales facilitan desplazamientos cortos en estas ciudades; gimnasio, academia, etc, contribuyendo a una disminución en la emisión global de CO2 en la Comunidad Autónoma o Provincia en cuestión.
  • 5º) No hay duda de que uno de los factores más negativos de vivir en las ciudades es el ruido. Combatir la contaminación acústica, que genera multitud de trastornos de la salud, es otra magnífica razón para decantarnos por el uso de estos silenciosos vehículos.
  • 6º) Como decía Machado "Caminante no hay camino, se hace camino al andar". No podemos cambiar nuestro modo de vida de un día para otro. Tendremos que hacerlo dando pasos lentos pero seguros. Empecemos, por ejemplo, eliminando las emisiones en los desplazamientos cortos, regulando el uso de los vehículos adecuadamente para evitar accidentes e incentivando su uso en beneficio de todos.
  • 7ª) Con habiliad, podríamos llegar a convertirlo en el primer ladrillo de la nueva sociedad que debemos construir. Más respetuosa, tolerante y también más limpia y sostenible. Pequeños cambios en nuestros hábitos, en este caso relacionados con la movilidad, pueden dar paso a una mayor concienciación que derivará, sin duda, en una mejor y más adecuada educación de nuestros menores en las obligaciones, inaplazables, que todos debemos adquirir como ciudadanos y como habitantes del planeta tierra.
El Patinete eléctrico es un medio de transporte eficiente que contribuye a evitar el despilfarro energético que supone el uso de un automóvil para desplazar a una sola persona en distancias cortas.

Como sociedad avanzada debemos ser capaces de detectar e ir, paulatinamente, adoptando nuevas formas de hacer las cosas, siempre que supongan un avance, por mínimo que nos parezca, en la dirección correcta. Esta dirección no debe ser otra que la que nos lleve a mejoras sustanciales en las condiciones de vida en las ciudades modernas.